Inicio - Enfermedades más comunes de las aves

ENFERMEDADES MÁS COMUNES DE LAS AVES

Este apartado no pretende ser un tratado veterinario sobre las enfermedades de las aves, ni siquiera un manual de cómo actuar frente a un pájaro enfermo, sino un mero apartado descriptivo de las enfermedades más frecuentes en aves.
Desde Lorilandia siempre insistimos en que, ante cualquier indicio de enfermedad se lleve al ave al veterinario, a poder ser especialista en aves y/o animales exóticos. Además, cuando adquieras un nuevo pájaro, PONLO EN CUARENTENA, te ahorrarás muchos disgustos.

SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD EN LAS AVES

Los pájaros, al contrario que otros animales, suelen esconder bastante bien sus dolencias, por lo que, por lo general, cuando descubrimos que el ave no se encuentra bien, la enfermedad ya se ha desarrollado.

Es importante, por ello, que cuando compramos pájaros, nos tomemos nuestro tiempo para observarlos y que, cuando ya los tenemos en casa, aprendamos a distinguir los posibles síntomas de que algo no va bien.

A grandes rasgos los síntomas de enfermedad más frecuentes son :

  • El ave se encuentra en estado de letargo permanente. Como si todo el día tuviera sueño.
  • No come o solamente picotea. Es importante comprobar lo que come nuestro pájaro cada día, ya que enseguida pierden calorías.
  • Ahueca el plumaje, haciendo la forma de una bola.
  • Le cuesta respirar, lo hace irregularmente o hace ruido.

Ante todos estos casos, la medida más inmediata es, casi siempre, proporcionar calor al animal y acudir rápidamente al veterinario, quien podrá diagnosticar con exactitud.

Actualización: nos advierten de que la mala respiración se puede deber a un golpe de calor. Por supuesto que en ese caso no hay que aplicarle más calor al pájaro, ya que eso lo mataría. Al hablar de que le cuesta respirar, nos referimos a un ave a temperatura normal que no ha estado expuesto a altas temperaturas.

ENFERMEDADES MÁS IMPORTANTES DE LAS AVES

ENFERMEDADES EXTERNAS

  • Arrancado de las plumas: En realidad, más que una enfermedad, se podría decir que es un transtorno del comportamiento.
    En algunos casos puede estar provocado por parásitos, pero muchas veces se debe a aburrimiento o falta de atención por parte del dueño, en el caso de los loros, o a falta de material para el nido o estrés en el caso de las aves más pequeñas.
    Hay que vigilar esto, ya que en cuanto el animal se aficione a desplumarse, será muy difícil reeducarlo, además de que puede llegar a lesionarse.
  • Caída de las plumas: Aunque es normal que las aves muden la pluma al menos una vez al año, en ocasiones esta caída es excesiva. Esto puede deberse a la presencia de ácaros, variaciones bruscas de temperatura o incluso a una mala alimentación con pocas vitaminas. Dependiendo de la causa, se tratará de distinta manera.
  • Calcificación: Se da en los ejemplares más viejos y está provocada por el acúmulo de sales de calcio en las escamas de la piel del animal. Esto le provoca gran dificultad para andar, así como dolor. Es posible tratarla mediante pomadas específicas.
  • Crecimiento excesivo de uñas y pico: Los pájaros han de tener palos de madera o jibias donde poder limarse pico y uñas, ya que si no, éstas crecerán exageradamente y provocarán que el animal tenga accidentes al quedarse enganchado en las redes de la pajarera o en la jaula, o incluso que muera, ya que el crecimiento excesivo del pico puede llevar a que el animal no pueda alimentarse.
    Cuando ya es evidente el crecimiento, lo mejor es cortarles el exceso con mucho cuidado de no herir al ave.
  • Dificultad para poner huevos: Éste es un problema que se da más en unas especies que en otras, pero que se presenta con frecuencia en aves mantenidas en cautividad y con poco espacio para ejercitar sus músculos, o en ejemplares demasiado jóvenes para la cría.
    La causa es que el huevo se queda atascado en el oviducto, ya sea por frío, por una mala alimentación (es importante que los pájaros tengan suficiente aporte de calcio) o por no tener los músculos en plena forma.
    El síntoma más claro es que la hembra permanece en un rincón en el suelo, con muestras de estar muy enferma y se le aprecia un bulto en la zona abdominal.
    Una solución de emergencia es introducir unas gotas de aceite en la zona de la cloaca y poner al animal en un lugar caliente, teniendo mucho cuidado de no apretar sobre su abdomen para no romper el huevo, ya que esto le podría provocar la muerte.
  • Obesidad: Al igual que en las personas, el sobrepeso puede conducir en las aves a varias enfermedades más graves, así como a un deterioro físico que le lleve a no poder volar o a tener problemas en la cría.
    Hay que permitir que el pájaro haga ejercicio, dejándole suficiente espacio para ello, así como no sobrealimentarlo.
  • Picoteo de los huevos: Se debe generalmente a una falta de calcio en la alimentación o a una situación de estrés o de aburrimiento.
    Lo grave del caso es que puede llegar a convertirse en una práctica común, lo que provocará que los animales no saquen adelante las nidadas o que lleguen a atacar a sus propios pollos.

ENFERMEDADES DEL APARATO RESPIRATORIO

  • Aspergilosis: Es una enfermedad muy grave provocada por hongos. El más común es el Aspergillus fumigatus, que se encuentra principalmente en semillas, paja, etc. húmedas o con moho, por lo que es muy importante darle a nuestros pájaros semillas que estén completamente secas y no presenten polvo o restos de moho.
    La enfermedad le provoca al ave mucha dificultad para respirar, ya que se le llenan los sacos áereos de una especie de pus. Después, si no se trata adecuadamente, el animal dejará de comer y, posiblemente morirá.
  • Infecciones respiratorias: Generalmente se presentan en forma de resfriado en pájaros sometidos a frío o excesiva humedad. En estos casos se le debe de proporcionar calor al animal. Enfermedades más graves como la aspergilosis o la ornitosis comienzan aparentando ser un resfriado, por lo que es imprescindible acudir al veterinario.

ENFERMEDADES DEL APARATO DIGESTIVO

  • Infección por Escherichia coli: Se transmite a través de las heces de los animales enfermos y el síntoma más llamativo es la diarrea. Se puede extender a los órganos internos provocando la muerte.
    La manera más fácil de evitar la enfermedad es con una gran limpieza y desinfección de todos los objetos que estén en contacto con los pájaros, así como el no permitir que otros animales entren en el lugar donde están las jaulas.
  • Salmonelosis: Se transmite a través de las heces o de la saliva de los animales enfermos. Provoca diarreas, dolor en articulaciones y trastornos nerviosos. Se puede presentar en el intestino (diarrea verde y maloliente), en las articulaciones (con hinchazón de las mismas), en los órganos internos o en el sistema nervioso (con pérdida del equilibrio y parálisis, así como calambres o contracciones). También se puede presentar en varias zonas a la vez. En animales jóvenes es casi siempre mortal, aunque hay que tener cuidado porque los ejemplares más viejos pueden volverse inmunes a la enfermedad, pero seguir transmitiéndola durante toda su vida.

OTRAS ENFERMEDADES

  • Colibacilosis: También es conocida como Enfermedad del sudor, ya que el síntoma más claro es que el animal tiene la zona de la barriga húmeda y pegajosa.
    Se produce por falta de higiene, humedad y por superpoblación en las pajareras.
    Los pájaros infectados expulsan unas heces excesivamente líquidas, lo que provoca que la enfermedad se transmita más rápidamente, sobre todo en los nidos, ya que el calor y la falta de resistencia de los polluelos, hacen que sea más fácil su contagio.
    La enfermedad suele ser mortal, por lo que es importante comenzar el tratamiento cuanto antes, así como limpiar y desinfectar la zona donde tenemos a los pájaros.
  • Ornitosis o Psitacosis: Ésta es una enfermedad muy grave, ya que además de a las aves, puede transmitirse al ser humano. Principalmente se detectan casos en aves de importación que han sido transportadas con poca higiene o sin controles veterinarios. También se da en pajareras superpobladas o por transmisión de otras aves silvestres. Los síntomas principales son un aparente resfriado con mocos, así como diarrea y somnolencia. También pueden aparecer calambres o deformidades. Cuando se diagnostica un caso, hay que notificarlo a las autoridades sanitarias, ya que puede ser de gran riesgo para el ser humano, porque, en ocasiones los síntomas de la enfermedad se confunden con un resfriado que no acaba de curarse, llegando a provocar la muerte si no se sigue el tratamiento adecuado.

Lorilandia © 2004-2010
Aviso legal - Contacto - Política de cookies
¿Quieres ir de viaje?: Salamanca, Granada, Croacia, Islandia, Otros países